Pedro Zamora

Barcelona, España, 1968

Pintura sin pintura, es la paradójica síntesis de un trabajo en el que cartones y libros desechados se convierten en la principal  materia prima.

Escribe Manuel Fontán del Junco -Fundación Juan March-:

                    Como artista, Pedro Zamora ha aplicado a la pintura, que tradicionalmente pertenece al arte de poner, el arte de quitar, típico de la escultura. (Es posible que eso se deba a su otra vocación que participa de ambas artes: la arquitectura). Por eso su obra es la de un especie de asceta contemplativo radical ….

Su deseo de hacer pintura sin pintura, sin casi arte (y sin casi pintor); de hacer una obra en la que él “no pinta nada”, sin que casi se note; de prodigarse con aquello que nadie quiere, de hacer arte casi sin hacerlo; …todo ello le hace casi inmune al miedo del artista a que su obra no quede, porque él  parte de que ésta es casi nada, que se ha hecho sin “pretensiones ulteriores” y que, al final, solo se puede destruir lo que ha sido construido y por eso el arte que está más vivo es aquel que no se puede matar porque él mismo se hace el muerto.

Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña