Juan Manuel Díaz Caneja

Palencia 1905-Madrid 1988.

Fue un pintor español. Su obra se enmarca dentro del cubismo, siendo característicos en su temática los paisajes castellanos. Los artistas que influyeron en su obra fueron Cezanne, Matisse y Picasso.

En 1923, con 18 años se traslada a Madrid con la intención de estudiar la carrera de Arquitectura. Para preparar la asignatura de dibujo acudió al taller del pintor Daniel Vázquez Díaz, el cual le introdujo en el arte de vanguardia que se desarrolló en esos momentos en París. Se alojó durante una temporada en la Residencia de Estudiantes pero finalmente abandonó sus estudios de arquitectura para dedicarse en cuerpo y alma a la pintura. Entabló amistad con artistas de la talla del escultor Alberto Sánchez y del pintor Benjamín Palencia con los cuales recorrió las afueras de Madrid en busca de una nueva inspiración artística, más tarde se les unieron personajes como Maruja Mallo, Alberti o Lorca dando paso a lo que posteriormente se denominó la Escuela de Vallecas.

En 1929 visitó París, santuario del cubismo y del arte de vanguardia mundial; allí conoció el taller de Picasso y frecuentaba las tertulias que organizaba Ramón Gómez de la Serna en un café de Montparnasse.

Dos años más tarde, volvió a Madrid donde comenzó una actividad político/literaria junto con su amigo Herrera Petere, publicando un único número de una revista satírica titulada "En España ya todo está preparado para que se enamoren los sacerdotes". Esta revista estaba marcada por reivindicaciones políticas con textos de influencia dadaísta-surrealista. 

En la posguerra Caneja encontrará su madurez como pintor. Se aferra al paisaje castellano, que nunca mas volverá a abandonar, como tema omnipresente en su pintura , ya que, a parte de lo que simboliza para él esta temática, no comprometía al pintor con la censura. También se irán asentando las bases de su pintura: horizonte castellano de Campos Góticos, suaves cerros, pueblos de adobe que se confunden con la tierra, eras, viñedos; paisajes acompañados a veces de objetos rotundos como porrones, hogazas, manzanas cezannianas, campesinos, segadores, etc., pintura parca, seca, aristada debajo de la cual siempre existe una arquitectura, un esqueleto, una geometría cubista. No pintará del natural, será en su memoria donde surgen las formas, los colores recordados, reducidos a ocres, amarillos, grises, pardos y rosas, pudiendose entrever algo más que un paisaje, un paisaje interior.

Registro

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña